A veces los árboles nos impiden ver el bosque

Solo se escucha el grito de esta mujer, en medio de su soledad, en el bosque de las injusticias .

ICLEP-ANGELICA MORA: El caso de la periodista cubana Juliet Michelena, es el uno de los  casos más tangibles de la paradoja.

Detención de Juliet Michelena

Angélica Mora
31 de oct, 2014
A veces los árboles nos impiden ver el bosque. En el común de las veces, la imagen la tenemos al frente y no la vemos.
O si la vemos no nos impacta porque la hemos visto muchas veces.
Una y otra vez desfilan los casos de abusos contra los que intentan hacer valer sus derechos como seres humanos, que se supone han nacido en un mundo libre.
O al menos así lo proclama el resto de la humanidad.
El caso de la periodista cubana Juliet Michelena está estos días, patéticamente, al frente nuestro como una injusticia más en el mapa de represión del gobierno castrista.
El regimen cubano pide para la comunicadora 2 años de cárcel.
¿Cuál fue el delito? Haber hecho un foto-reportaje que muestra la agresión de un perro de la policía a un hombre indefenso.
El ensañamiento contra esta mujer se patenta desde la foto misma de la detención: un grupo de policias -de uniforme y de civil- se avalanza en plena calle sobre la periodista, como si fuera una peligrosa criminal, como bestias de una selva infernal.
Y ahí estamos, detenidos frente a esa foto, preguntándonos dónde están las voces internacionales en el mundo libre, que dicen proteger los derechos de la mujer, que se alzan ultrajadas cuando mujeres en el mundo son violadas en sus derechos…
Los izquierdistas guardan silencio porque es un gobierno de uno de los suyos el que comete estos ultrajes…
Y el resto de la humanidad también calla…
Solo se escucha el grito de esta mujer, en medio de su soledad, en el bosque de las injusticias .