Crisis diplomática

Agencias.
13 de marzo, 2014.

La crisis diplomática entre Panamá y Venezuela producirá millonarias pérdidas económicas en la zona franca panameña, la mayor de América Latina, y afectaría el abastecimiento de productos importantes para el país sudamericano, según analistas.La crisis se desató la semana pasada luego de que el presidente venezolano Nicolás Maduro rompió relaciones diplomáticas y comerciales con Panamá, contrariado porque este país solicitó a la Organización de Estados Americanos (OEA) una reunión para debatir sobre la situación en Venezuela.

“Vamos a ir a instancias internacionales porque aquí hay una flagrante violación discriminatoria hacia Panamá y los venezolanos que tienen negocios con Panamá por parte del gobierno venezolano”, dijo el ministro panameño de Comercio, Ricardo Quijano, quien precisó que harán consultas a la Organización Mundial de Comercio (OMC).
Por el lado panameño, la más golpeada será la Zona Libre de Colón (ZLC), que aporta a Panamá el 8% del PIB y efectuó reexportaciones a Venezuela del orden de los 1.700 millones de dólares en 2013. Sólo en los dos primeros meses de 2014 la cifra fue de 167 millones de dólares.
La exportaciones de la zona franca a Venezuela están paralizadas ahora, a lo que hay que añadir los 2.000 millones de dólares que, según el gerente de la ZLC, Leopoldo Benedetti, deben los empresarios venezolanos por falta de liquidez debido a la escasez de dólares en Venezuela.
“Ambos países se perjudican: a Panamá le afectará en la recuperación de los pagos pendientes de mercancía exportada hacia Venezuela”, dijo Nicolás Ardito Barletta, expresidente panameño y exvicepresidente para América Latina del Banco Mundial.
El presidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre, Luis Germán Gómez, comentó que la crisis empantana “la posibilidad de cobro de la deuda y hacer nuevos negocios con empresarios venezolanos”. “No es justo que los empresarios quedemos enredados en esta telaraña política”, dijo en declaraciones.
Pero el canciller venezolano, Elías Jaua, estimó que el 90% de esa deuda es “fraudulenta” y anunció investigaciones a empresarios venezolanos por el “desfalco que se le pretende hacer” a Venezuela.
En el cruce de acusaciones, Benedetti aseguró el martes que parte de la deuda que empresarios venezolanos mantienen con esta zona comercial son “fraudes” cometidos por empresarios ligados al gobierno de Venezuela a través de empresas fantasma.
Analistas panameños aseguran que también podrían verse afectadas las inversiones venezolanas en turismo e inmobiliarias y el envío y recibo de remesas.
En Panamá hay instaladas 208 empresas de Venezuela, que el año pasado hicieron inversiones por 273 millones de dólares, convirtiéndose en uno de los tres países con mayor inversión en Panamá.
Los depósitos bancarios de venezolanos rondaron en 2012 los 3.200 millones de dólares, según cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá.
El economista Horacio Estribí recordó que, en perjuicio de Panamá, a esta crisis comercial habría que añadir el retraso en las obras de ampliación del Canal, lo que demorará el ingreso de cientos de millones de dólares al tesoro panameño.
Autoridades panameñas y analistas opinaron que la crisis también impactará en Venezuela, ya que una gran parte de sus importaciones provienen de la zona franca panameña.
“Venezuela no va a aprovechar una fuente de bienes eficiente y efectiva como la Zona Libre que lo ha suplido por muchos años”, aseguró Barletta.
Según Quijano, 50% de las importaciones venezolanas “importantes” -que no precisó- provienen de la ZLC. “El consumidor venezolano va a ser el más afectado porque no va a tener acceso a muchas materias primas y bienes que son importantes para su vida diaria”.
El ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, calculó que un 30% de las importaciones de Venezuela en bienes de consumo proviene de la ZLC.
Aunque no lo suple de alimentos, sí lo hace en medicinas, ropa, calzados, bienes electrónicos, celulares, perfumes, accesorios y repuestos.
“Son productos de consumo que forman parte del bienestar de la población”, advirtió el presidente de la Asociación de Ejecutivos de Empresa, Fernando Aramburú.
Además, miles de venezolanos residentes en Panamá dejarían de poder recibir dinero desde su país. “El gobierno venezolano ha dicho que ni un centavo para nadie que esté en Panamá”, dijo Quijano.www.elnuevodiario.com