Cuba está dando pasos pa’ atrás, como Ruperto Isidoro…

Por favor, no volvamos nunca más a los actos de repudio de 1980, no tiremos huevos a “los gusanos y escorias”

ICLEP-LUZ CAMAGÜEYANA: Lecciones que nos da la vida

Jose R. Batista Periodista ciudadano

Camagüey, 19 de marzo, 2017

Ruperto Isidoro es el personaje humorístico del actor Omar Franco. Entre sus características tiene la de caminar dando dos pasos adelantes y uno para atrás, además de tener las mujeres a “pululu”. Con la ya casi olvidada visita a Cuba del presidente norteamericano Barack Obama y sus discursos públicos sobre la democracia, libertad de empresa y derechos humanos, Ruperto pareció haber dado no uno, sino cientos de pasos hacia adelante, hacia una Cuba verdaderamente próspera y democrática.

Pero ese gran Ruperto que es la Revolución cubana pronto dio un gran paso atrás. Volvimos sorprendentemente a los patéticos actos de reafirmación revolucionaria, contra el “subversivo” programa estudiantil “World Learning”. Los estudiantes de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), repetían sin saber exactamente el contenido de sus expresiones. “Nos quieren seducir con programas y viajes para restaurar el capitalismo en Cuba. Si son tan inocentes los viajes que los distribuyan por el Ministerio de Educación”.

Hay que ser verdaderamente ingenuo para no darse cuenta que, si esos programas y becas estudiantiles se convenian por la vía institucional, pronto la gran corruptela se impondría y se asignarían los viajes a los nenes de papá, los bitongos hijos de pinchos dirigentes bajo la justificación de estudiantes destacados y militantes vanguardias de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Por otra parte, sólo una sociedad enferma y totalitaria no desea que sus hijos conozcan otros modelos de sociedad, que se capaciten en el uso de las nuevas tecnologías de la informática, la comunicación y técnicas de liderazgo social. Si la Cuba que vivimos es tan perfecta como dicen los noticieros, entonces a que malos ejemplos vamos a temerle.

Recordemos igualmente que el gobierno cubano viene, desde hace mucho, organizando visitas de brigadas de trabajadores solidarios para que conozcan las bondades del modelo socialista cubano. También se construyeron escuelas internacionales de medicina, deporte, cine, etc., con el propósito de ayudar a los países del tercer mundo, pero siempre con programas docentes con claras definiciones ideológicas marxistas-leninistas. En resumen, el castrismo lleva muchos años haciendo programas becarios subversivos al capitalismo mundial y nadie protestó.

Por último, recordaremos que las becas son una opción individual de cada estudiante. No son soldados, son estudiantes y tienen la oportunidad moral y legal de aplicar becas donde deseen. No contravienen ninguna ley cubana por viajar y regresar a su patria con nuevos conocimientos, ¡y gracias a Dios que regresan! Son más patriotas que muchos de los que hoy realizan actos de repudio. Por favor, no volvamos nunca más a los actos de repudio de 1980, no tiremos huevos a “los gusanos y escorias” para que un día, como sucedió realmente, al regresar como señores, nos los devuelvan en files.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *