Deplorable el estado de los hospitales en Cuba

Los baños se encuentran en estado deplorable y muy deteriorados, las duchas por lo general no funcionan, al igual que las tazas de baños y los lavamanos.

ICLEP-PANORAMA PINAREÑO: EDITORIAL: Duele quien lo sufre.

Editorial, Pinar del Río, 12 de sptiembre, 2017
Se quejan los pacientes y familiares de las malas atenciones que se ofrecen en los Centros Hospitalarios de la provincia, a los que acuden un gran número de personas con dolencias, padecimientos y enfermedades en busca de solucionar sus problemas.

Los servicios de salud en Cuba, desde los primeros años de inicio de la revolución, han sido elogiados por el Gobierno que los ha elevado a un nivel de optimización de los mismos, por medio de la cotidiana prédica retórica que de costumbre usan para distinguir y alzar sus llamados logros de gestión gubernamentales, los cuales no tienen otro fin, que el de cautivar a diferentes entes en la palestra internacional y hacer entender que todo dentro de la Isla está funcionando bien; también para utilizar este medio como uno de los escudos justificativos de sus actos contrarios a los verdaderos y reales intereses de la sociedad civil cubana; e instrumento más poderoso que los ha mantenido en el poder político durante casi seis décadas, conquistando al pueblo con la conocida y supuesta gratuidad de esos servicios sanitarios.
Los Hospitales a los que asisten a los cubanos dentro de la Isla, no garantizan la llamada optimización de sus servicios en las atenciones que deben ser merecidas por los residentes en el territorio.
Son considerablemente graves y lacerantes las deficiencias que existen en los centros sanitarios u hospitalarios, tanto en Pinar del Río como en el resto del país; muestra de ello en esta imagen de portada, uno de los dos Hospitales en la provincia, en el que son ejemplificados y verificados estos hechos, reveladores de que la fachada pintada y remozada no es sinónimo de optimización de servicios generales.
Algunas de las deficiencias en estos centros son:
* Las salas para internar a los pacientes no tiene las camas necesarias que puedan evacuar a la cantidad de enfermos que se presentan por diferentes dolencias y padecimientos.
* No cuentan con higiene adecuada ni con una climatización que debe predominar en dichos lugares.
Los baños se encuentran en estado deplorable y muy deteriorados, las duchas por lo general no funcionan, al igual que las tazas de baños y los lavamanos.
* El personal encargado de dar asistencia a los pacientes, por lo general no mantienen un comportamiento correcto y favorable con los enfermos ni con sus acompañantes, emplean los malos tratos de forma arbitraria y sin escrúpulos; no prestan las atenciones requeridas y necesarias con las dosis médicas de los pacientes.
* Las camas para los pacientes se encuentran en muy mal estado, algunas están calzadas con una o más piedras, u otro tipo de calzo similar; los colchones muy deteriorados; las sábanas sucias y manchadas.
* Carencia de los utensilios o instrumentos médicos.
Esta es la realidad de los Hospitales en Cuba contada en pocas palabras, no se describe a cabalidad todo lo que se vive dentro de los centros de salud.