Después de cada huracán

Otra de las novedades de Irma fue el asalto a varios establecimientos de comercio y las protestas pacíficas ocurridas en Diez de Octubre, Boyeros y Luyanó, sofocadas por decenas de efectivos de la Brigada Especial Nacional.

ICLEP-AMANECER HABANERO: EDITORIAL

Por: José Ignacio Martínez Periodista ciudadano

La Habana 10 de octubre, 2017l

Lamentablemente hace algunas semanas nuestra nación experimentó el castigo de los embates del huracán Irma y a través de la televisión pudimos ver las devastadoras imágenes que a su paso dejo ese fenómeno climatológico. Pero durante décadas para muchos cubanos el peor de los huracanes no es el que azota a la Isla a su paso por el Caribe, sino el que viene después.

El huracán que comienzan a experimentar, el de la pesadilla. La pesadilla de empezar de cero, porque a veces nos encontramos tan ocupados en nuestra vida diaria, que no nos detenemos ni por un segundo a pensar, como por todo lo que trabajamos, nos esforzamos y luchamos llegando a veces a rebasar nuestra fuerza humana, es tan frágil y efímero. Que el día menos esperado todo eso puede ser arrancado de nuestras manos, con una simpleza tan grande, que hasta nos sorprende y en ese momento entramos en un estado de negación, porque no podemos aceptar que esa es nuestra realidad, nuestra triste realidad, la realidad de habernos quedado sin nada.

Pero a veces esa realidad pudiera cambiar y no ser tan desdichada para los seres humanos si a nuestro alrededor hubieran personas que asumieran el reto de cumplir con la responsabilidad que un día prometieron a sus semejantes. La responsabilidad que tiene este estado de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal, como es el estado en que vivimos, propietaria de los medios de producción que regula por el mismo Estado las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes.

¿Distribución? Habría que preguntarles; Donde quedo la distribución de los bienes, de los cientos de damnificados del huracán Lili, que azotó la Isla 1 de octubre del 2002, 10 días después del paso del huracán Isidore,y donde a su paso por la provincia de Granma (sur Por: José Ignacio Martínez Periodista ciudadano de Cuba), el huracán destrozó unas 1980 viviendas, principalmente en la ciudad de Manzanillo, colindante con el Mar Caribe, donde aún quedan cientos de viviendas por reconstruir. Donde quedo la distribución de los bienes, de los cientos de damnificados del huracán Wilma que azotó a la Isla en el 2005 y donde Más de 20.000 personas tuvieron que ser evacuadas en la capital cubana y unas 200.000 en las zonas de riesgo. Donde se registraron importantes inundaciones en la comunidad pesquera de Guanímar y donde cientos de personas salieron a las calles para tratar de sacar los enseres de sus casas, para evitar que los destrozara el agua, porque no tenían quien se los resguardara.

¿Dónde quedo la distribución de los bienes, de los cientos de damnificados del huracán Sandy el cual azotó a Cuba en la madrugada del 25 de octubre de 2012? Cuando Sandy atravesó la Isla de sur a norte, como un huracán categoría 2 y tuvieron que ser evacuadas 343 230 personas, de ellas 304 490 fueron trasladadas hacia otras viviendas de familiares y amigos que los hospedaran y 14.349 a los centros de evacuación, causando severas inundaciones, graves daños materiales y más de un centenar de heridos y la muerte de 11 personas, de donde aún quedan cientos de viviendas por reconstruir y de donde se tiene información que la ayuda enviada para socorrer a los damnificados, fue vendida y negociada por sus representante quienes supuestamente eran los garantes de los recursos.

A su paso por la Isla de cuba entre el sábado 9 y la madrugada del domingo 10; El huracán Irma dejó una estela de 7 derrumbes parciales y totales, más la pérdida de 10 vidas humanas y serias afectaciones económicas en las provincias afectadas. En la actualidad esas familias se encuentran refugiados en casas de familiares quienes le han hospedado, hasta resolver su situación de vivienda y ahora se encuentran a la espera de la ayuda del gobierno.

Según datos oficiales en el municipio de La Habana Vieja uno de los municipios que más afectó, en su fondo habitacional existen aproximadamente 6 200 edificaciones, de ellas 3500 están en el centro histórico de la ciudad, de las cuales han sido restauradas o conservadas solamente 81, para un 14.8%; 44 están en proceso de recuperación, para un 8.04%, y 422 no han sido restauradas, para un 77.1% del fondo habitacional en pésimas condiciones. La cantidad de viviendas es de 31 245, de ellas, 22 569 se encuentran en el centro histórico de la ciudad.

Otra de las novedades de Irma fue el asalto a varios establecimientos de comercio y las protestas pacíficas ocurridas en Diez de Octubre, Boyeros y Luyanó, sofocadas por decenas de efectivos de la Brigada Especial Nacional. Cuando residentes capitalinos exigían al gobierno a golpe de cazuelas, el restablecimiento de los servicios de electricidad, agua y comida, luego de verse privados de su asistencia durante cinco días, pues les habían retirado el servicio antes del paso del huracán Irma por la Isla. Durante la represión se reportaron también decenas de arrestos y resultaron heridos varios de los manifestantes.