La dictadura del proletariado, dura y cruel

Cuando tienen que enfrentar la representación de algún obrero ante los distintos organismos, es cuando ellos ponen de manifiesto su traición, dirán, con quien tengo que quedar bien es con mi administrador, él es al final el que paga

ICLEP-PANORAMA PINAREÑO Editorial: La dictadura del proletariado, dura y cruel.


Pinar del Río, 24 de agosto, 2015
La Revolución cubana, en su afán de destruir la maquinaria burguesa de dominación llevó al país a una locura mucho mayor, al instaurar la Dictadura del Proletariado la que ha dejado su huella indeleble en el seno de la población, que ha tenido que enfrentar con estoicismo el desenfreno de aquellos que guían los hilos de este nefasto proceso.
Si el régimen burgués se caracterizaba por su violencia en la defensa de sus intereses, la Dictadura del Proletariado no se quedó atrás en su intención de poner al descubierto sus ansias de justicia, al extremo de ir más allá de lo razonable. Todos se metieron en un saco y pagaron justos por pecadores, unido a los asesinos cayeron muchos inocentes cuyas madres aún lloran su ausencia.
Mucho ha sufrido este país por la intolerancia de los que gobiernan. Honestos ciudadanos han pagado caro la defensa de su libre expresión y determinación; otros, en cambio, han sido desterrados sin poder volver a la tierra amada.
El Estado ha creado su maquinaria infernal, pues le ha hecho creer al pueblo que los malos son los que levantan su voz con gallardía en salvaguardia del respeto a los derechos humanos violados, y contra ellos lanza al mismo pueblo como si este fuera en sus manos un mero juguete al que se puede llevar y traer cuando a su dueño se le antoje, es esta la amarga realidad que se vive en Cuba.
La Dictadura del Proletariado es cruel y violenta, es asombroso ver como el pueblo imbuido de un fanatismo atroz arremete contra sus hermanos porque al-guien que se esconde tras bambalina los incita y conduce a las pacíficas moradas de los que más estima, allí se insulta y amenaza a las personas que se conocen, y hasta los niños se quedan aterrados por tanta intimidación. He aquí algunas de las consecuencias de los mítines de repudio.
Y qué decir de los hombres y mujeres que por obra y gracia del Espíritu Santo han llegado a convertirse en directivos de entidades económicas o del Partido, en sus distintas instancias, e ignoran a los humildes que acuden a ellos a presentarles sus problemas, o a reclamar un derecho. Así es el proletariado cuando toma el poder, cruel y despiadado contra sus propios hermanos. Los que reclaman justicia no son burgueses sino hombres y mujeres del pueblo.
Hay que ver los sindicatos cubanos y demás organizaciones de masas en su desenvolvimiento. Su actuar está viciado, al estar al servicio de las administraciones estatales. Se caracterizan no por el amparo de los intereses de los trabajadores, sino por la defensa de los de la administración. Así lo demuestra la historia de su vida en estos 56 años de Revolución. Cuando tienen que enfrentar la representación de algún obrero ante los distintos organismos, es cuando ellos ponen de manifiesto su traición, dirán, con quien tengo que quedar bien es con mi administrador, él es al final el que paga, sin tener en cuenta que ellos en algún momento podrán estar en la misma situación de esos, a los cuales han vendido por un mezquino favor, que a la larga los señala como traidores de sus propios intereses.
Así transcurre esta historia triste y amarga de un pueblo engañado y traicionado por aquellos que bajo el manto de proletarios tomaron el poder e instauraron una dictadura que ha marcado duramente los sentimientos de cada ciudadano cubano, que ha luchado y lucha por su independencia y libertad.
http://iclep.org/panorama-pinareno-ano-3-n-69-2015