La discriminación en Cuba

Que este artículo sirva para reflexionar y tratar de construir una patria con todos y para el bien de todos como soñó nuestro apóstol José Martí.

ICLEP-PANORAMA PINAREÑO: La discriminación en nuestra sociedad.

Por Alexander Sánchez, Periodista ciudadano

Pinar del Río, 19 de junio, 2017

La discriminación afecta a todas las sociedades del mundo y se califica como una forma de violencia pasiva, convirtiéndose, a veces en una agresión física. Quienes discriminan designan un trato diferencial ya sea por el color de piel, etnia, sexo, edad, cultura, política, religión o ideología. Los individuos que discriminan tienen una visión distorsionada de la esencia del hombre y se atribuyen a sí mismos características o virtudes que los ubican un escalón más arriba y piensan que desde esa “altura” pueden juzgar al resto de los individuos.
En nuestro país existen diferentes formas de discriminación y es algo que debe preocuparnos a todos, ya que en ocasiones muchos se dejan llevar por falsos conceptos arraigados muy adentro en nuestra sociedad y han sido prin-cipalmente propulsoras de odio. Una de las causas más comunes de discriminación, ha sido en contra de la raza huma-na, es decir el racismo. Las personas de raza negra han sufrido durante años la discriminación de la raza blanca, que le ha utilizado como esclavos y le ha nega-do todos sus derechos. Aunque la esclavitud fue abolida desde hace varios si-glos aún sigue existiendo cierta discrimi-nación hacia esta raza.
Por otra parte se encuentra la homofobia que es una enfermedad psicosocial que se define por tener odio a los homosexuales. La homofobia pertenece al mismo grupo que otras enfermedades parecidas, como el racismo, la xenofobia o el machismo. Este grupo de enfermedades se conoce con el nombre genérico de fascismo, y se fundamenta en el odio al otro, entendido éste como una entidad ajena y peligrosa, con valores particulares y extraños, amenazadores para la sociedad, y lo que es peor contagiosos. Numerosos homosexuales se han quitado la vida porque son rechazados, no solo por la sociedad, también por sus familiares más cercanos.
También se encuentra presente la Discriminación a discapacitados y enfermos que a veces tienen dificultad para ciertas actividades consideradas por otras per-sonas como totalmente normales, como viajar en transporte público, subir escaleras o incluso utilizar ciertos electrodomésticos. Sin embargo, el mayor reto para los discapacitados ha sido convencer a la sociedad de que no son una clase diferente. Históricamente han sido compadecidos, ignorados, denigrados e incluso ocultados en instituciones.
El machismo también es parte de discriminación y es adoptada por los hombres como una manera de sobreponerse por encima del sexo contrario. Se ha escrito profusamente de los devastadores efectos del machismo en la sociedad, en lo referente a la discriminación contra la mujer.
El hombre que ha sido educado en una cultura machista aprendió desde temprana edad a respetar, admirar o temer a otro varón tanto física como intelectualmente. Sin embargo, su “cultura” le enseñó a ver a la mujer en términos de valores o atributos físicos: instrumento de placer, objeto de exhibición y repro-ductora de la especie. Su admiración o atracción hacia la mujer se basa, principalmente, en una concepción biológica de la misma.
En nuestro país se discrimina a todo aquel que discrepe en contra de la política del Estado. Cuantas personas son detenidos y amenazados por las fuerzas represivas del estado por el único motivo de verter un criterio diferente o simplemente defender sus derechos como seres humanos. Cuantas personas son llamados contrarrevolucionarios porque no creen en el sistema político que impera en nuestro país.
Por último, que este artículo sirva para reflexionar y tratar de construir una patria con todos y para el bien de todos como soñó nuestro apóstol José Martí.