Los cubanos frente a las elecciones del próximo año

Que estas elecciones del 2018 en Cuba sean sin discriminación alguna.

ICLEP-EL ESPIRITUANO: Editorial. Cuba: elecciones 2018

Sancti Spíritus, 12 de octubre, 2017

Cada sistema político puede tener alguna que otra particularidad o diferencias en torno a los procesos eleccionarios que configuran las estructuras del poder político a cualquier nivel, como fundamento y campo de actuación del libre ejercicio de la democracia.

Quizás difiera en las formas de organización, estructuración, monitoreo de los resultados, pero una cosa en común si deben tener todos, este debe ser el escenario propicio y favorable para que cada ciudadano por decisión y elección propia, sin que medien otros intereses o agentes externos decida por voluntad propia quien debe representarle.

Es precisamente el ejercicio de la voluntad popular y la posibilidad real de ejercer los verdaderos derechos, (independientemente de la cosmovisión o filiación política), el verdadero ingrediente de la democracia contemporánea, pretender guiar a los individuos a la toma de decisiones que muchas veces ni quiere o entienden, es forzar y manipular la voluntad ciudadana.

Cuando de ejercicio de la democracia se habla hay que entender algunas cuestiones importantes, entre estas cabe destacar que los ciudadanos se van conformando una imagen diaria de sus líderes o represen-tantes, de cómo piensan, actúan y se conducen y que muchas veces se alejan del ideal de representante que desearían y por tanto pretender inducir y dirigir el ejercicio del voto de forma intencionada aniquila los pilares de la verdadera democracia, esa que no puede ser adulterada, premeditada o impuesta.

El ciudadano contemporáneo ha vivido y experimentado innumerables ejemplos de buenos o malos modelos democráticos, pero donde a cada cual le asiste el derecho de elegir aquellos candidatos con los que más se identifique, si acertó en su elección perfecto, si erró, es lamentable pero al menos actuó conforme a sus convicciones creencias y motivaciones y asumirá con gusto su culpa porque fue el resultado único de su decisión, he ahí la verdadera democracia, esa de la cual los cubanos tendrán que aprender y sobre esta base pensar, pues democracia es ejercicio libre del poder del pueblo.

Que estas elecciones del 2018 en Cuba sean por la salvaguarda de los sacrosantos principios de la democracia real, esa que no se ajusta a ningún modelo en particular, sino que emana de la verdadera voluntad de casa individuo, sin discriminación alguna.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *