Millones de cubanos dejaron de ir al cine y al teatro

La población cubana parece cada día menos interesada en visitar cines, museos,  bibliotecas o ver una obra teatral, opciones que no se ubican entre las prioridades de la familia

TeatroGLorca-display-300x222

Teatro García Lorca de La Habana, recientemente restaurado.

Por Daniel Benítez
9 de mayo, 2015
La población cubana parece cada día menos interesada en visitar cines, museos,  bibliotecas o ver una obra teatral, opciones que no se ubican entre las prioridades de la familia a la hora de encontrar entretenimiento o cultivar el espíritu.
Tal parece que la influencia del famoso Paquete y el deterioro de las instituciones afectan la afluencia de público, quienes prefieren ver en casa una serie o un programa extranjero a salir de casa para una función cuyo valor muchas veces no supera los cinco pesos en moneda nacional.
Las más afectadas fueron las presentaciones teatrales, que sufrieron una drástica caída en el número de espectadores. En el 2013 casi ocho millones de espectadores fueron a ver una obra, un indicador disminuyó en el 2014 en cuatro millones 541 mil, un 43 por ciento menos, según estadísticas oficiales.
A la extensa red de 316 museos existentes en el país, la asistencia también se redujo los cinco millones, cuando 12 meses antes se alcanzaban casi siete millones de visitantes.
Menos espectadores, más bailadores
Los números de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) también muestran valores negativos en las visitas a cines y salas de video, las que dejaron de recibir casi medio millón de visitantes. La cifra contrasta con la cantidad de festivales y eventos que se realizan para atraer público como parte de una estrategia cultural que parece no funcionar.
En el caso de las bibliotecas, la situación no fue diferente. El número de usuarios decreció en 328 mil.
A pesar de que el sector de Cultura, Arte y Deporte en 2014 contó con un presupuesto de 1,631 millones de pesos cubanos, esta cantidad de dinero no se ve respaldada  por la asistencia de personas a actividades artísticas, a lo que se suma el deterioro de las instituciones y lo poco atractivo que resultan muchas de las puestas en escena y presentaciones repetidas año tras año.
El Panorama Económico y Social. Cuba 2014 refleja que la música sigue siendo la opción preferida al lograr superar los 56.5 millones de bailadores, cinco millones más que en el 2013.
Las exposiciones en galerías de arte también ganaron adeptos y superaron los dos millones de visitantes, cifra inferior a las exposiciones de profesionales, que fueron vistas por más de tres millones 600 mil personas.
Café Fuerte