Plaga de caracol africano desata alarma en Artemisa

Esta especie oriunda del este de África ha penetrado en casi todo el planeta debido a su empleo en actividades religiosas o a su comercio para uso terapéutico y cosmético (baba de caracol), o simplemente como mascota.

Temen que se extienda por toda la Isla

Caracol africano. (Foto: Jorge Bello)

Caracol africano. (Foto: Jorge Bello)

Martínoticias
13 de nov, 2017

El peligroso molusco depredador es infeccioso y de rápida reproducción, y se han reportado casos de contagio entre los residentes, así como daños en diferentes cultivos, destaca el periodista independiente Jorge Bello, de la Red Cubana de Comunicadores.
La reciente aparición del caracol gigante africano, en las localidades de Güira de Melena, San Antonio de los Baños y Alquízar de la provincia Artemisa, en Cuba, desató el pánico dentro de la población.
El periodista independiente de la Red Cubana de Comunicadores, Jorge Bello, advierte que Güira de Melena es la localidad de la provincia donde más moluscos de esta especie se han detectado, tanto en áreas rurales como urbanas.
En un reporte que compartió con Martí Noticias, Bello precisa que en al área urbana un joven encontró ejemplares en la barriada conocida como El Triángulo, “un hallazgo que permitió descubrir varios nidos en incubación, con cientos de huevos cada uno, fecundando en la hierba”.

Caracol Africano /Güira de Melena/ Foto Jorge Bello

Caracol Africano /Güira de Melena/ Foto Jorge Bello

El peligroso molusco, depredador e infeccioso, es de rápida reproducción y se han reportado casos de contagio entre los residentes, así como daños en diferentes cultivos, precisa Bello.
El hallazgo del molusco preocupa a los habitantes “por el peligro que representan, de forma especial en los más pequeños de la familia, que con la ingenuidad que los caracteriza pudieran quedar enfermos al tener contacto con uno de los coloridos caracoles”.
“Fuentes sanitarias del municipio -en el anonimato- argumentaron que la proliferación de estos moluscos pudiera ir en rápido aumento -lo cual traería consecuencias nefastas- si no es combatida a tiempo; ya que se trata de una especie hermafrodita -como la mayoría de los caracoles- que se desarrollan, crecen y se reproducen a gran velocidad”, advierte el reporte.
A pesar del revuelo que el tema viene causando en la población territorial, es notable el hermetismo gubernamental al respecto.
“Aún no han reportado cifras oficiales de personas con sintomatologías atribuidas al contacto con estos caracoles, aunque se conoce de varios casos de infección registrados en las áreas de salud, y cuyos listados protegen con mucha discreción y recelo”, concluye.
El caracol gigante africano está considerado el principal vector del “angiostrongylus cantonensis“, parásito causante de un tipo de meningitis en humanos denominada meningoencefalitis eosinofílica, y figura en la lista de las 100 especies dañinas “más invasivas” del mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.
Los científicos cubanos han revelado una alta infección con ese parásito y recuerdan que el caracol gigante africano es considerado un problema de salud en muchos países de América del Sur.
En 2014 el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) de Cuba advirtió sobre la presencia del molusco en un barrio de La Habana.
Esta especie oriunda del este de África ha penetrado en casi todo el planeta debido a su empleo en actividades religiosas o a su comercio para uso terapéutico y cosmético (baba de caracol), o simplemente como mascota.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *