Prólogo del libro de Antúnez “Crónicas del Presidio”

Me dijo: "Mire, presidente, que yo no soy cobarde, yo me quedo".

 Adoptó para definir su gesta la expresión  “ni me callo ni me voy”