Refrescando la Historia: historia del narcotráfico, Juan Antonio Rodríguez Menier. IV parte de la serie

El desertor del servicio de inteligencia cubano, Mayor Juan Antonio Rodríguez Menier (Coqui) aportó gran cantidad de informacion sobre el narcotráfico. La más alta jerarquía de Cuba era Fidel Castro, su hermano Raúl y el general y Ministro del Interior José Abrahantes.

Por Marcelo Fernández-Zayas
29 de abril, 2015
Mayor Juan Antonio Rodríguez Menier (Coqui). Este miembro de la Dirección de Inteligencia (DI), abandonó su centro de espionaje en Hungría en 1986 y vino a los Estados Unidos. Ha vivido por un tiempo, bajo la protección de las autoridades federales. Rodríguez Menier, sorpresivamente, arribó a París a fin de testificar ante las cortes francesas, entre otras cosas, sobre las operaciones de narcotráfico de Cuba y hechos relacionados con el asesino y terrorista venezolano Carlos (El Chacal), agente de origen venezolano que trabajaba para Cuba.
Al mismo tiempo, en un artículo que escribí anteriormente hace algunos años, daba nombre y detalles del lavado de dinero y el narcotráfico entre Colombia, Cuba y España. He recibido muchas comunicaciones pidiendo más información al respecto.
Daremos nuevos datos de la historia de narcotráfico del actual gobierno de Cuba. Estamos hablando de un viejo negocio revisado ahora, por las acusaciones de Ileana de la Guardia, exiliada en Francia, hija del coronel cubano Antonio de la Guardia Font, fusilado en unión del general Arnaldo Ochoa y dos altos oficiales más en Cuba en 1989. Ileana, acusa al gobierno cubano de varios delitos internacionales y específicamente de narcotráfico.
Sin embargo, lo revelado hasta el momento es el mínimo que dio a conocer Cuba sobre el caso cuando las ejecuciones antes mencionadas. El juicio y condena de estos cuatro oficiales cubanos se convirtió en “causa célebre”, ya que los mismos admitieron estar envueltos en el narcotráfico internacional. Hasta el momento no mucho se conoce de este caso fuera de la versión oficial de Cuba. A raíz de estas actividades clandestinas y en conexión con el caso De la Guardia y Ochoa, fue arrestado y condenado a 20 años de prisión el general José “Pepe” Abrahantes, Ministro del Interior (MININT) y jefe de los servicios de inteligencia cubanos. Pepe Abrahantes se consideraba la persona más allegada a Fidel Castro. Era el mismo confidente y jefe de la guardia personal del dictador cubano.
Poco tiempo después de haber sido arrestado, Abrahantes murió en prisión a consecuencias de un ataque al corazón, según reportaron las autoridades cubanas y confirmado por varios testigos. Es difícil de precisar cuando Cuba comenzó a envolverse en el narcotráfico. Algunos, como Rodríguez Menier (Coqui), aseguran que estas actividades se remontan a la década del 70. Sin embargo, lo que nosotros podemos probar es que comenzó a principios de la década del 80. Este es el recuento.
El colombiano Fabio Vásquez Castaño, del movimiento insurgente M-19, logró establecer contacto con Manuel Piñero Losada (Barba Roja), director del Departamento América, sección de inteligencia del Partido Comunista Cubano. Vásquez Castaño propuso un negocio que consistía adquisición de armas de Cuba y pagos en cocaína. Piñero, expuso, a los más altos gobernantes cubanos que las drogas con destino a los Estados Unidos eran un elemento desestabilizador del gobierno y sociedad de este país. Al mismo tiempo, la cocaína era el equivalente a moneda convertible y por otro lado se ayudaba a los rebeldes colombianos.
El negocio fue aprobado. La más alta jerarquía de Cuba era Fidel Castro, su hermano Raúl y el general y Ministro del Interior José Abrahantes.