Se extienden las quejas de los cubanos por la falta de agua potable

El Estado no se preocupó de crear los embalses suficientes, que preservasen el preciado líquido, alrededor de la ciudad, la cual ha aumentado el número de sus pobladores considerablemente.

ICLEP-LUZ CAMAGÜEYANA: Pilato, ¿te lavas las manos?

th

Foto Lagarto Verde

Abraham A. Carra

Periodista ciudadano

Cubano de a pie
Camagüey, 13 de octubre, 2015

Continúan las quejas, desde diferentes zonas de la ciudad, por escasez de agua. Inoperancia estatal, falta de mantenimiento en las tuberías subterráneas, lentitud en los procedimientos son señaladas como principales causas por vecinos de estos lugares. Las pipas o cisternas no mantienen regularidad para ayudar a la población. Mientras, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado no ofrece una respuesta sólida ante esta situación.
En el reparto El Paraíso, los alarmados vecinos refieren que ellos quedaron excluidos del nuevo sistema de tuberías, puesto por Acueductos, para brindar el servicio. “En ocasiones, algunas semanas, nos envían pipas de agua para apaciguar la situación, pero el resto de los días y meses se olvidan que existimos. Muchos menores, al llegar de la escuela, ayudan a buscar agua para poder tener sus uniformes limpios, así como la que llevan al siguiente día”, enfatizó una madre sin brindar su nombre “por si las moscas, ¿me entiendes?”.
Los pobladores, al llamar a esta empresa y pedir que, aunque sea, les envíen la pipa, reciben como respuesta, por parte del despachador, “que no tienen combustible para enviar alguna hacia el lugar, que esperen a ver qué sucede en los próximos días”.
¿Por dónde entra agua a Los Coquitos?
La comunidad Los Coquitos, de reciente construcción, no está ajena a esta situación. Muchos de sus moradores se cuestionan si les valió la pena dejar sus antiguos hogares por irse a vivir allí, dónde, entre otros problemas, la crisis que afrontan con el suministro de agua, está presente desde el día que llegaron.
Una de sus vecinas, la señora Miriam, expresó: “Esta es una comunidad nueva y como lo puedes ver, ya llevamos varios días que el agua no viene o no sube al cuarto piso. Si yo llego a saber o imaginarme esto, seguro que no dejo mi casita para meterme aquí”.
Un médico internacionalista, que pidió no ser identificado, indicaba: “¿Qué solución habrá? Yo creo que está en manos de otra institución que no sea Acueducto”.
“La bola pica y se extiende”
La Dirección de Acueducto, al cuestionársele por vecinos del reparto Marquezado sobre el suministro de agua, afirma que ellos brindan el servicio en el horario de la madrugada, de 2 a 5 de la mañana. “En este horario sólo se benefician aquellas personas que tienen cisternas en sus casas. Pero yo me he levantado en la madrugada para poder llenar mis embalses y tampoco ha habido agua en ese horario”, afirma Yuliennis Hernández Guerra, vecina de Calle Pinares No. 88 (interior), entre Riverita y Mirandita, en este reparto.
Iván, otro vecino del lugar, cuenta que tiene “los brazos cansados de cargar agua de casas particulares con pozo, donde me permiten llevarla, humanitariamente, ante tal situación”.
El reducido suministro de agua para el normal y cotidiano desarrollo de la vida hogareña, es causa de desencanto entre muchos agramontinos. El Estado no se preocupó de crear los embalses suficientes, que preservasen el preciado líquido, alrededor de la ciudad, la cual ha aumentado el número de sus pobladores considerablemente.