Venezuela puede convertirse en un nueva Siria, advierte EEUU en la ONU

 EEUU llama en la ONU a prevenir empeoramiento de la crisis en Venezuela

Una mujer sostiene una bandera de Venezuela frente a integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana.

Una mujer sostiene una bandera de Venezuela frente a integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana.

18 de mayo, 2017

La embajadora de EEUU en la ONU aseguró que el envío de más de 2.000 soldados al estado de Táchira anunciado este miércoles por Caracas muestra que las cosas “no están mejorando, van a peor”.

Estados Unidos dijo este miércoles que su intención al llevar la crisis en Venezuela ante el Consejo de Seguridad de la ONU fue llamar la atención sobre la situación en ese país, pero aseguró que no busca ninguna acción por parte de Naciones Unidas.
“No estamos buscando una acción del Consejo de Seguridad, lo que buscábamos era que el Consejo de Seguridad viese exactamente cuál es la situación”, explicó la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, al término de una reunión a puerta cerrada sobre Venezuela.
Haley, que solicitó la celebración del encuentro, aseguró que EEUU no quiere ser “entrometido” ni busca la “mano dura” con Venezuela, sino prevenir un empeoramiento de la crisis.
“Claramente estamos empezando a ver una inestabilidad seria en Venezuela”, dijo la embajadora, que llamó la atención sobre la muerte de manifestantes, sobre las detenciones y sobre la situación humanitaria en el país. “No estamos a favor de la oposición, no estamos a favor del presidente (Nicolás) Maduro. Estamos con el pueblo venezolano”, insistió. Haley aseguró que el envío de más de 2.000 soldados al estado de Táchira anunciado este miércoles por Caracas muestra que las cosas “no están mejorando, van a peor”.
La representante de EEUU defendió la convocatoria de la reunión dentro de una estrategia de “prevención”. “En lugar de esperar a una situación seria (…), ¿por qué no adelantarnos? ¿Por qué no tratar de detener un problema antes de que empiece?”, justificó.
Por su parte el embajador venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, opinó Estados Unidos están intentando llevar a Naciones Unidas y a otras “instancias multilaterales” las diferencias políticas que tiene con el gobierno de Caracas.
“Es una estrategia calculada contra nuestro país”, afirmó Ramírez, a periodistas al final de la reunión. “Es un peligroso precedente que Estados Unidos traiga sus asuntos bilaterales al Consejo de Seguridad”, agregó.

Una manifestante participa en una protesta de médicos y trabajadores del sector salud contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

Una manifestante participa en una protesta de médicos y trabajadores del sector salud contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

Ramírez aseguró que “Venezuela resolverá sus problemas internos (…) Lo haremos nosotros mismos. No aceptamos injerencia ni tutelaje”.
La embajadora estadounidense aseguró que Washington defiende que la respuesta a la crisis se gestione a nivel internacional a través de la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque pidió a este organismo que vaya más allá de las palabras y tome acciones para lograr una solución política y para animar a Maduro a “respetar a su propio pueblo”.
“La comunidad internacional debe decir: ‘Respete los derechos humanos de su gente o esto va a ir en la dirección en la que hemos visto a tantos otros ir'”, dijo Haley, que mencionó la experiencia de crisis como las de Siria, Corea del Norte, Sudán del Sur y Burundi.
Haley afirmó que los venezolanos necesitan “elecciones libres y justas”, la liberación “de todos los presos políticos”, que se “respete la Constitución y se permita a la Asamblea Nacional continuar” y que se dé respuesta a las necesidades humanitarias.
La discusión de este miércoles en el Consejo de Seguridad fue la primera de este órgano sobre la crisis en

Venezuela.