Yo fui la espía que amó al Comandante. Serie Los Amores del Comandante. Refrescando la Historia

Península publica en español las memorias de una ex amante de Castro, que según afirma, fue contratada por la CIA para matarlo

Marita Lorenz en La Habana. (EL PAÍS)

La editorial española Península (Grupo Planeta) pone a la venta el próximo martes en versión impresa y digital Yo fui la espía que amó al comandante, las memorias de Marita Lorenz, la alemana que fue amante de Fidel Castro y a quien la CIA contrató para matarlo.
En ellas, Lorenz cuenta desde su paso por un campo de concentración durante su niñez hasta sus relaciones con el dictador cubano y con el venezolano Marcos Pérez Jiménez.


La alemana, quien hoy tiene 75 años y vive con ayuda de la asistencia pública en Baltimore (Estados Unidos), relata que conoció a Castro en La Habana, en febrero de 1959 cuando ella tenía 19 años y él 33.
“Me convertí en su amante y quedé embarazada”, dijo Lorenz al diario español El País. “En Cuba fui drogada y forzada a lo que calificaron como un aborto. Décadas más tarde supe que mi hijo había sobrevivido y se llamaba Andrés”, añadió. “¿Alguien puede imaginar qué supone eso para una madre a la que le arrebatan a su bebé en una mesa de operaciones y sale de Cuba con el vientre vacío?”.
La historia del aborto forzado aparece también en el documental Querido Fidel (2000), de Wilfried Huismann, pero no queda claro si fue ordenado por el régimen cubano o por la CIA.
En sus memorias, Lorenz vuelve sobre el intento de asesinato de Castro. Según El País, la alemana recordó que, reclutada por el agente de la CIA Frank Fiorini (Frank Sturgis), viajó a La Habana desde Miami a principios de los sesenta, con píldoras venenosas escondidas dentro de una crema rejuvenecedora Pons.
El viaje se habría producido después de finalizada su relación con Castro, que duró ocho meses.
“Me sentía incapaz de llevar a cabo la misión que Frank Fiorini me había encomendado. No iba a matar a Fidel, no fallé, como otros cientos que lo intentaron después. Sencillamente, fui incapaz y no me arrepiento”, declaró Lorenz al diario español.
Dijo que, incluso si hubiera decidido seguir adelante con la llamada Operación 40 —una trama que, según Lorenz, unía a la CIA, al FBI, al exilio cubano y la mafia—, no habría podido hacerlo.
Explicó que cuando en la habitación del hotel Habana Libre abrió el bote de crema comprobó que las pastillas se habían desintegrado y solo quedaba una masa pastosa.
“Lo tiré por el bidé”, relató. “No se iba por el desagüe y tuve que empujarlo, hasta que despareció del todo. Entonces me sentí libre”.
“No lamento no haber matado a Fidel, al contrario: es la decisión de la que estoy más orgullosa en mi vida” agregó.
Lorenz nació el 18 de agosto de 1939 en la ciudad alemana de Bremen, hija de un alemán y una estadounidense.
Las primeras 48 páginas de su libro las dedica a su infancia y su adolescencia, incluyendo su paso por el campo de concentración de Bergen-Belsen cuando tenía cinco años y su violación por un sargento estadounidense cuando tenía siete años.
Según El País, reconoce que ha sido una mujer en un entorno de hombres, que ha inventado mentiras para protegerse, a ella y a sus hijos, y que ha dicho la verdad cuando le ha convenido. Pero ahora, dice, quiere “dejar las cosas claras”.
Además de la relación con Castro, las memorias de Marita Lorenz incluyen una con el dictador Marcos Pérez Jiménez —supuestamente ordenada por la CIA— de la que nació su hija Mónica Mercedes, y su testimonio sobre el asesinato de John F. Kennedy, por el que tuvo que declarar ante una comisión investigadora.

DDC

  3 comments for “Yo fui la espía que amó al Comandante. Serie Los Amores del Comandante. Refrescando la Historia

  1. Jose Rivero Monteagudo
    June 6, 2015 at 10:19 am

    ………..entonces esta o queda claro, que la Sra Maria Lorenz primero, debemos de tener en cuenta que estamos en presencia de una mujer que desde su infancia ha tenido que soportar los duros y crueles tratos de la vida, segundo , estos crueles tratos que en ocaciones la vida impone a las personas, son secuelas que quedan impregnadas para toda la vida en la conciencia del ser humano, en la mente del ser humano, incluso, hay personas que sucumben, lamentablemente, en el mundo triste de la demencia, por suerte la Sra Lorenz, al parecer, no forma parte de este trite grupo de afectados.
    En un tercer termino, puedo decir, que ella se siente no arrepentida de haber cometido el acto de eliminar al jefe de la revolucion cubana en aquel entonces, pienso que es logico que albergue esos sentimientos, cuando, por suerte o por desgracia, tuvo la escalofriante oportunidad de haber estado y convivido en esos terrorificos campos de concentracion, es posible que dado lo que vivio alli y la violacion de su persona a la cual fue sometida siendo aun una infante, la hallan obligado, en la intimidad de su consiencia, a no eliminar a este energumeno de Fidel Castro.
    Quizas o tal vez, el tribunal del perdon ante la vida, la pueda entender y absolver por el valor que ha tenido de soportar el horrendo peso que en ocaciones la vida, nos impone llevar a cuestas.

    ” Cuando la tirania se hace ley, la rebelion es un derecho ” … Simon Bolivar .

  2. Ivonne Ale
    June 8, 2015 at 3:05 pm

    Hola,
    Pregunta, la señora Lorenz se va a presentar para autografiar su libro, en qué librerías y horarios por favor. Gracias.

  3. August 17, 2015 at 11:28 am

    Mas esos que escriben en tú contra y te desprestigian tampoco lo hacen, esos tienen más miedo porque saben que el fin de la dictadura está cerca.

Comments are closed.