logotipo ICLEP

La “Lenin”, olvidada entre sus escombros

Área del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin. (Mauricio De Miranda - Facebook)

Por ICLEP

Jan 16, 2023 | 9:15 AM


La Habana, Cuba- El profesor e investigador, Mauricio De Miranda Parrondo, denunció, mediante una publicación en su perfil de Facebook, las condiciones y el deterioro de Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin

“Causa tristeza y al mismo tiempo indignación ver el estado en el que están las edificaciones en la actualidad. Son el símbolo de la negligencia, el desgreño, la incompetencia y la desidia que han destruido lo que un día fue un símbolo de la educación en Cuba”, escribió De Miranda

El profesor describe que la escuela tenía dos piscinas olímpicas y un tanque de clavados, tabloncillos para el desarrollo de actividades culturales y deportivas; tablones para la práctica de esgrima; campo y pista para atletismo; diamante para el béisbol; espacios externos para la práctica del baloncesto y del voleibol; sala de ajedrez; una inmensa biblioteca central y otras pequeñas.

 

 

Como se muestran en las imágenes compartidas desde su muro de Facebook, las piscinas son ahora un campo de fútbol, las paredes están escritas, los antiguos cubículos totalmente destruidos, el tanque de clavado cubierto por hierbas al igual que otras áreas de la institución, el tabloncillo sin piso y abandonado.

 

 

Por otro parte, los internautas reaccionaron de manera indignada al ver la situación de la Vocacional. “Da mucha tristeza y molestia tanta indolencia y apatía de los responsables de dirigir el país ante algo que es parte de nuestra historia de vida y más aún cuando muchos de esos responsables también fueron alumnos de la escuela”, comentó Lucía Riverol.

 

 

Otra usuaria que se identifica con el nombre de Bertha Fría, expresó: “¡Qué tristeza al ver estas fotos!...y pensar que fueron nuestros esfuerzos los que mantenían limpios y pulcros los pasillos, las jardineras, no entrábamos al tabloncillo con zapatos para no dañar el piso de madera, las áreas verdes limpias de papeles, y todo tipo de desechos, por cuanto íbamos a poner grafitis en las paredes de ningún lado?,(…) cuánta desidia, por Dios! se ve que, a los responsables de esto, no les duele una pizca!”.