IMG-LOGO

Palabra imprecisa

Luis Alberto Diéguez

Apr 14, 2021 | 12:15 AM


Publicado originalmente en la edición 162 del medio de comunicación comunitario del ICLEP Amanecer Habanero.

Palabra imprecisa

Por el periodista ciudadano Luis Alberto Diéguez

Hay veces que sin buscar se encuentra. Es el caso de la canción de presentación del programa que conduce Lázaro Manuel en la televisión, ‘Palabra precisa’. Del arsenal de vulgaridades provenientes del régimen está canción de Buena Fe no tiene rival. Una vez más, rebosa la doble moral de quienes imponen a la isla una camisa de fuerza.

Hasta hace poco la televisión cubana, a través de spot publicitarios, desarrolló una guerra sin cuartel contra la generalización en la sociedad cubana de frases obscenas. Principalmente, aquella que se refiere de manera vulgar a los genitales masculinos. La palabreja amenazaba con ser distribuida por la libreta de racionamiento. No solo era la calle, sino que, en centros de trabajo, hospitales y en las escuelas se apelaba a ella con demasiada frecuencia. Se alzaron voces en el contexto nacional que vinculaban este hecho con signos degradantes de la sociedad cubana; y el régimen tomó cartas en el asunto. Entonces, por qué ahora se retoma de modo oficial esta vulgaridad. La razón es una sola: van a recurrir a todo, hasta lo más bajo, para mantener el poder.

Su filosofía: ayer critiqué con fiereza algo, pero si hoy lo necesito le echo mano. No interesa si es moralmente descartable.

En un estado de acoso se pierde el equilibrio entre razón y moral. El régimen está atrincherado y no está dispuesto a ceder. No importa que jóvenes y adolescente en formación escuchen, de la canción, que por mis genitales impongo mi razón. Hay que ser muy tonto para no dilucidar a que se refiere cuando la canción dice: “Quien me quiere hacer mal se va pa’ la pin...; si me vas a ayudar, mi hermano de pin…”. Sencillamente, es deprimente escuchar una barbaridad como esta en una cadena nacional de televisión. Sin embargo, se critica a todo alarido de sagrada moralidad a los muchachos de San Isidro por sus performances. El tema de presentación de Palabra precisa es una aberración, que muestra la incapacidad del régimen para conducir un proyecto cultural; dónde están los asesores, qué poder tiene el director de un canal para decir no a una canción como esta. No existen ante la voluntad del régimen.

Un medio de comunicación es una escuela; y una escuela no debe emitir lo que simule mensaje errado, que deforma.

La televisión cubana presume de utilizar su señal para instruir, en los llamados programas de la revolución. No hay duda de que la elección de Luis Manuel como parte del equipo de realización nada tiene que ver con instruir a las nuevas generaciones. La fijación vulgar en los genitales masculinos, llevarla al punto de hacerla estandarte de gobierno, muestra el ángulo estrecho y explícito de la imposición fálica en el transcurso de la humidad, amén las tendencias de cada cual, que en nada desmeritan.

El machismo, la fortaleza a través de lo viril y, más que esto, la guapería de barrio no embadurna razones. Una mujer no necesita estar armada de caballero para sostener al planeta en su mirada tierna. La manifestación machista de palabra precisa solo muestra que el sistema no ha evolucionado, en las cuevas también se usaban barbas.

Por encima de lo que es decente o no hay un mensaje: no me da la gana tener presente al resto de la sociedad. Esto es mío. La isla es mía. Martí y el nombre de Cuba es mío, no de todos los cubanos. No importa que ahora mismo estén muriendo decena de cubano por un capricho político: si no es mi vacuna no es ninguna. Esa necesidad inmensa de demostrarle al mundo, no a los cubanos, que la razón está con ellos, en ese atrincheramiento ideológico, radica el poder de los supuestos enemigos.

Hoy, un genital es tomado como estandarte de un régimen en decadencia. Para la gloria de una nación, no hay otra palabra más imprecisa que esa. El tema salva: se apaga el televisor. Lo que se diga después de semejante tema de presentación carece de valor.

0 Comentarios

Añadir comentario