IMG-LOGO

Reportando el crimen, donde el periodismo comienza

Martha Liset Sánchez, directora del medio de comunicación comunitario del ICLEP Cocodrilo Callejero

May 4, 2021 | 8:20 AM


Reportando el crimen, donde el periodismo comienza

Por Martha Liset Sánchez

A los pies de una palma estoy sentada. La tarde avanza y en el cielo azul vuela una paloma. Hasta donde alcanza la vista veo al ave surcando el cielo, símbolo antiquísimo de libertad; quizás fue el contemplar el batir de sus alas; no sé, nadie puede entender los laberintos de la mente que te transportan por senderos de sosiego y quietud hasta la atmosfera dantesca de una celda. Entonces allí, esta ella, la joven periodista, sentada en el piso frío, tan presa y a la vez tan libre en lo irracional de su encierro, en esta Cuba nuestra de lo absurdo, donde un régimen oprobioso encarcela los sueños, porque tiembla ante la verdad de un pueblo informado.

Es cierto que la vida continúa y nosotros nos movemos con ella, pero Mary Karla, colega del boletín Amanecer Habanero, es la constante de mis meditaciones. Tiene solo 28 años, apenas sin tiempo para disfrutar de su belleza y juventud. Mary pudiera haber elegido una profesión menos traumática; pero no, optó por ser periodista. En su condición de cubana esta muchacha ha renunciado a una existencia mucho más tranquila en función de un sacrificio. Si Candelaria Figueredo se alzó gigante en la montura, siendo nuestra primera abanderada, desafiando las balas españolas; si Adriana del Castillo, prefirió morir como una mambisa, sin dejarse curar por el médico enemigo. Hoy Mary Karla con total auto conciencia es uno de los exponentes más genuinos del periodismo independiente en la isla, que puede sentirse orgulloso de la contribución femenina en su génesis y en su devenir.

A fuerza de coraje y fuego se crece esta jovencita, que abandonó por la patria, el hogar, las comodidades y la seguridad familiar en su oficio de reportera. Con su andar apresurado, su mariposa blanca: era el mensaje del periodismo ciudadano, que convocaba a llegar a ese parque donde los justos hicieron historia y los ingratos se atrevieron a calumniar. Luis Manuel Otero Alcántara, quien se ha convertido en un fenómeno de pueblo, era la labor periodística de esta corresponsal que ofreció total cobertura a los hechos. Su acción inmediata: reportar, apoyar, decir al mundo que el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) extiende su mano y se pone al servicio de la gente valiente que se convierte en leyenda. 

Entonces viene, a sucesión de la huelga de hambre de Alcántara, el arresto de esta muchacha, así como tantísimas colegas que, en su condición de mujer fueron las víctimas favoritas de la hostilidad del régimen. Sin dudas, se tratan de pura pantomima, las campañas gubernamentales en contra de la violencia de género.  A plena luz del día y a la vista de todos se desató la infamia en el parque habanero.

Concluyo diciendo que es un crimen tanta maldad y ensañamiento contra nuestra reportera. Nadie tiene sello exclusivo para censurar la opinión. ¡Ni un día más! ¡Libertad inmediata para Mary Karla!

Crónica por: Martha Liset Sánchez Solís

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

 

 

0 Comentarios

Añadir comentario