IMG-LOGO

Policía Política interroga a María Colunga, esposa del periodista independiente Yoe Suárez

Yoe Suárez y María Antonieta Colunga / Foto Yoe Suárez/Facebook

Mar 2, 2021 | 12:37 PM


La Habana, 2 de marzo de 2021, (ICLEP) – La licenciada en periodismo y esposa del también periodista Yoe Suarez, María Colunga, fue interrogada el lunes por oficiales de la Policía Política quienes le hicieron amenazas veladas sobre su trabajo actual y le preguntaron “si no creía que la labor de mi esposo como periodista independiente podría afectar mi empleo o la institución que me contrata”.

“En la mañana de hoy, sobre las 10:30, recibí una citación oficial impresa... para presentarme en el Departamento de la Policía de Inmigración, en Nuevo Vedado. El documento no especificaba el motivo de la citación, el oficial que me lo entregó solo dijo ‘esto es para hoy a las dos de la tarde,”, denunció la periodista en Facebook

 

En la mañana de hoy, sobre las 10:30, recibí una citación oficial impresa (cuya imagen adjunto a esta denuncia) para...

Posted by María Antonieta Colunga Olivera on Monday, March 1, 2021

Según Colunga “la citación derivó en un interrogatorio de unos 30 minutos con dos oficiales de la Seguridad de Estado” que quería “conversar” sobre “los trabajos que publicaba mi esposo como periodista independiente en varios medios no estatales de comunicación”.

“Antes de la primera pregunta, aclaré tres particulares: 1. Que estaba allí por obligación, porque había recibido una citación policial por escrito (con su respectiva coletilla en los bajos que aclara que uno puede ser multado o detenido de no asistir) 2. Que esto no era una conversación sino un interrogatorio, pues una de las partes (en este caso yo) no comparecía por voluntad propia sino por obligación y 3. Que lo que necesitaran saber sobre mi esposo, su trabajo periodístico y demás, me parecía prudente se lo preguntaran a él, que yo solo respondería preguntas relacionadas con mi persona”, señala Colunga en su denuncia.

Comenta la periodista que los policías políticos quería saber el por qué ella no colaboraba con los medios independientes.

“Les expliqué que hace casi cuatro años no publico en ninguno, pero no por temor a represalias o por no considerarlos espacios dignos (todo lo contrario, les aclaré que muchos me parecen profesionales y que, siempre que tengo tiempo, leo y comparto lo que allí encuentro de valor), sino porque tengo yo un trabajo fijo, de ocho horas, de lunes a viernes, y que además tengo un niño pequeño, que demanda mucho más tiempo que ese trabajo”, aclaró.

Además, aseguró la joven que los oficiales se interesaron entonces por su empleo actual, como comunicadora en Cáritas, una institución de ayuda humanitaria de la Iglesia Católica.

“Se interesaron entonces por mi empleo actual, mi puesto como comunicadora en una institución de ayuda humanitaria de la iglesia católica; quisieron saber cómo había llegado allí y cómo me sentía en ese lugar. Les conté que llegué allí en enero de 2017, por la recomendación de una de persona que trabaja en esa oficina, luego de que en la Editora Abril me cerraran las puertas de entrada al Caimán Barbudo (lugar donde llevaba casi un año colaborando) producto de un texto que publiqué en mi blog a raíz de la muerte de Fidel. Les expliqué que me siento muy bien en mi centro de trabajo y que disfruto mucho la labor que hago allí”, agregó

“Entonces me preguntaron si no creía que la labor que de mi esposo como periodista independiente podría afectar mi empleo o la institución que me contrata. Esta pregunta-idea emergió un par de veces más en el interrogatorio, como una mosquita impertinente”, señaló.

“Insistieron en más de una ocasión en el objetivo declarado de la cita: que como esposa pudiera ‘ayudar’ a mi esposo, influirlo, aconsejarlo para reevaluar su ejercicio profesional y no seguir por ese camino. En más de una ocasión les dejé perfectamente claro que admiro mucho a Yoe como profesional y que de ninguna manera interferiría en su trabajo, a no ser para apoyarlo”, sentenció la periodista.

La joven, aunque teme que la persecución policial se incremente y los interrogatorios se repitan dijo estar lista para enfrentar cualquier situación si vuelve a suceder.

"Si esto es el precio de ser la esposa de mi esposo, y de que él siga ejerciendo su profesión acorde a sus principios, supongo que nos seguiremos viendo las caras en oficinitas climatizadas por ahí", concluyó.

Suárez, periodista y escritor, colabora con el portal digital Diario de Cuba y administra la editorial independiente Boca de Lobo y el 26 de enero pasado fue citado, interrogado y amenazado por la Policía Política con procesarlo judicialmente por un supuesto delito de “mercenarismo”.

El pasado año Yoe Suárez fue uno de los periodistas de Diario de Cuba que más persecución sufrió de la Policía Política.

En febrero de 2020 fue citado, interrogado y su esposa e hijo fueron víctimas de amenazas policiales por su trabajo periodístico y al siguiente mes,  marzo,  fue nuevamente citado, interrogado y amenazado de cárcel.

En abril de 2020, el acoso contra el reportero de Diario de Cuba continúo y durante el mes fue víctima de dos interrogatorios. El viernes 3 su señora madre, también, fue interrogada y amenazada junto a él, por las consecuencias que podría sufrir su hijo de continuar con su trabajo como reportero y el 22 fue amenazado con ser multado por el Decreto ley 370.

El asedio contra el periodista continúo por cuarto mes consecutivos en el 2020 y en mayo fue nuevamente citado por una pila de arena que almacenaba en su casa y el 12 del mismo mes fue arrestado y trasladado en una patrulla policial con los ojos vendados.

Según oficiales que han interrogado al reportero las citaciones, interrogatorios y visitas no deseadas al hogar del periodista son "parte del trabajo metodológico" que realiza la Seguridad del Estado, que incluye "trabajo de campo" y "entrevistas".

0 Comentarios

Añadir comentario